Qué es la Muerte Económica, cómo protegerse de ella y por qué cantidad hacerlo.

Todas las mañanas pienso en ti. Ya lo sabes. Hoy no fue la excepción, Pensé en ti levantándote muy temprano, antes de las siete de la mañana, para bañarte antes de ir al trabajo. Ni te dió tiempo de desayunar y saliste corriendo. Te enfrentaste al tráfico de la Ciudad y te pusiste a pensar. A tu mente vienen las cosas que espera hacer en un futuro. las que esperas dentro de unos años,como también las que esperas hacer esta semana. Te vi pensando, por ejemplo, en la fiesta que quieres hacer en tu casa el fin de semana, para reunirte con tus amigos y tu familia. Estabas en el semáforo y te vi sonreir mientras esperabas. Ese sólo pensamiento te alegró el camino al trabajo.

Después te vi por la tarde, al salir de tu trabajo, sufriste un accidente. Te llevaron al hospital y los médicos dijeron que no sabían si podrías vivir. Llegaste muy mal. Me sentí muy triste por ti. Escuché decir a los médicos que tal vez no te salvarías y que si lo hacías era muy probable que no pudieras mover todo tu cuerpo, que sólo podrías mover la cabeza. Vería y sentirás todo lo que pasa a tu alrededor. Casi se me salen las lagrimas cuando los escuche. Sentí un fuerte nudo en la garganta. Me dio mucha tristeza por tí. Estabas tan feliz por la mañana con tu fiesta del fin de semana. No regresaste a tu casa ese día.

Lo que más tristeza me dio es cuando llegaron tus papás y tus hermanos a verte. Fue un momento muy doloroso. Los doctores les confirmaron el diagnóstico. Si te ibas a salvar sólo que no podrías mover ninguna parte de tu cuerpo de la cabeza para abajo. Tu mamá no pudo más y se soltó en llanto. No podía parar. Solo la escuche decir “Ahora ¿Qué vamos a hacer?, tantos proyectos que tenía”. Lo peor vino semanas después cuando saliste del hospital y en tu trabajo dijeron que te pagarían la indemnización correspondiente pero que no podían seguirte dando trabajo. Tu indemnización de ley fueron 130 mil pesos. Sentí un dolor en el pecho de saber que no tenias ningún seguro adicional contratado por ti. Me sentí muy mal de verte que acababas de sufrir una Muerte Económica. Igual que tu mamá no pude aguantarme más el llanto.

Lo que te acabo de contar es sólo lo que pensé. Afortunadamente no pasó. Espero que te encuentres muy bien. La Muerte Económica es algo de lo que te he hablado desde hace muchos años. A pesar de haber dicho muchas veces qué es, y a qué me refiero con ello, las dudas siguen. Es por eso que decidí hacer este vídeo para que el concepto te quede muy claro.

La Muerte Económica es el evento que enfrenta una persona al no poder seguir generando ingresos por una Invalidez Total y Permanente. Bien sea por una enfermedad o accidente.Tal como el caso que te acabo de platicar que me imagine que de ti.

¿Quién está expuesto a sufrirla? Todas las personas, que sin importar su estado civil, generan ingresos. Así como tú.

¿Cómo te puedes  pueden proteger de una Muerte Económica? Por medio de un seguro de vida. El único medio hoy en México por el cual, una persona como tú, se puede proteger de una Invalidez Total y Permanente. Es, de hecho, la forma más económica y segura de hacerlo.

¿Por cuánto debes protegerte ? Por lo menos por cinco ó 10 años de su ingreso.

Esa es mi recomendación.

¿Sabes que es lo mejor de esta historia? Que es muy probable que estés bien. Lo sé porque estás leyendo esto. Y entonces todavía estás a tiempo de hacer algo para protegerte bien. Mi deseo es que NUNCA pases por algo así en tu vida. Espero que siempre estés bien, pero quiero que si te toca enfrentar algo así tengas la tranquilidad financiera que te brinde la oportunidad de enfrentarlo sin dejar de generar ingreso para ti. Quiero que no te conviertas en una carga para nadie.Eso es lo que quiero para ti.

Por hoy es todo lo que te quería contar. Te pido por favor que te cuides mucho.

Si necesitas asesoría sobre cómo contratar una buena cobertura de Muerte Económica ya sabes qué hacer.

9 comentarios sobre “Qué es la Muerte Económica, cómo protegerse de ella y por qué cantidad hacerlo.”

  1. Interesante post, pero ¿qué tan viable sería una protección de este tipo para alguien que en este momento es productivo sin embargo es portador de una enfermedad potencialmente invalidante? por ejemplo digamos un abogado de 30 años de edad portador de Diabetes Mellitus Tipo 1 desde los 12 años, ingreso anual $400,000, en este momento la enfermedad está bien controlada, sin embargo a los 39 años de edad tiene falla renal y no es candidato a un trasplante de riñón. ¿Habría alguna forma de proteger de una muerte económica a este tipo de personas? Y así puedo poner varios ejemplos. Gracias, saludos!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *